• facebook-square
  • youtube-square

© 2019 por Eduardo Alonso-Crespo

 

Putzi:

Información general

Putzi nació como una reflexión lírica sobre las ambiguas relaciones entre el bien y el mal en la vida de todo individuo y, en particular, sobre los difíciles compromisos éticos que los seres humanos hacen para sobrevivir en el complejo mundo cotidiano. El resultado final es una visita al siempre vigente mito de Fausto, esta vez en clave humorística, lanzando una mirada comprensiva, complaciente y algo irónica sobre las imágenes un tanto naïf y esquemáticas que muchas veces tenemos de los valores éticos.

La obra surgió en 1986 sobre una idea de Julio Lazarte y con motivo de un encargo al compositor por parte del Centro de Estudios Semióticos Interdisciplinarios con motivo del centenario del fallecimiento de Franz Lizst (cuyo apodo infantil era Putzi, niño, pibe o chaval en húngaro) para el Primer Festival de Verano Ciudad de Buenos Aires realizado entre enero y marzo de 1987.

La ópera fue revisada y completada en 2004 adquiriendo entonces su versión definitiva.

El tema de la ópera está basado en anécdotas reales e imaginarias de la vida de Franz Liszt, convirtiéndolas en una versión jocosa del mito de Fausto. Como se sabe, Franz Liszt tenía de niño una salud tan frágil que en sus primeros años los padres le criaron con un pequeño ataúd junto a la cama, esperando en cualquier momento el peor desenlace. Lo paradójico del caso (y el evidente triunfo de la vida) es el hecho de que Liszt vivió una de las más largas existencias posibles para los estándares de la época. 

 

Los personajes de la ópera son Franz Liszt (cuyo apodo infantil era, como se dijo, Putzi), Nicolás Paganini (quien resulta ser el Diablo), la Vida (una soprano flaca, alta y terriblemente ingenua), y la Muerte (una soprano regordeta, de baja estatura y ridículamente maligna).

La música intenta ser ligera y sofisticada al mismo tiempo, recurriendo para esto último a un sutil juego de referencias musicales. En su decurso la obra teje una elaborada red de asociaciones de la que no están ausentes, naturalmente, las visitas musicales a Liszt y Paganini, así como visitas a L’Histoire de Stravinsky y a la música de lírica de Mozart y Rossini. La ópera admite, por lo tanto,  más de un nivel de lectura, desde una simple y entretenida fábula entre la Vida y la Muerte hasta un complejo juego de espejos con el pasado musical y operístico.

Una breve suite para orquesta sola, basada principalmente en música de la escena segunda y con el título de Mephisto, está extraída de la ópera. La misma fue estrenada en enero de 1997 por Orquesta Metropolitana de Lisboa, en Lisboa, Portugal, dirigida por el autor, con posteriores interpretaciones de la Orquesta Sinfónica de Salta, la Sinfónica de Tucumán y la Orquesta Estable de Tucumán en Argentina, y The Point Chamber Orchestra en Italia.

 

Existe una grabación comercial de Mephisto a cargo de la Cincinnati Chamber Orchestra (Oberturas y Danzas de Óperas de Alonso-Crespo), dirigida por el autor para Ocean Records (OR101).